«Personalmente, pensaba que el encuentro no me aportaría gran cosa, pero no fue así. Cuando él apareció en la salita donde nos encontramos y, después de las presentaciones, nos miramos directamente, me di cuenta de lo mal que lo estaba pasando. Creo que estaba como avergonzado... Estuvimos hablando y preguntándonos durante casi tres horas. No quiero entrar en detalles, pero lo que más me impresionó durante la conversación fue lo que repetía una y otra vez; tenía la autoestima por los suelos, no veía nada bueno en él y decía: "Todo en mí es malo", "No hay nada bueno en mí". Le dije que eso no era cierto: "Si lo fuera, no estaríamos aquí ninguno de los dos". Y añadí: "Creo que has sido muy valiente en reconocer todo el daño causado, has sabido comprender que todo lo que hiciste en el pasado fue un gravísimo error y has pedido perdón por ello; pero, lo más importante, has recuperado tu libertad y el derecho a ser un ciudadano".....


Este libro constituye un análisis de cerca de 1.700 cuestionarios que se remitieron por correo a personas presas en España, la muestra más numerosa jamás alcanzada en los estudios penitenciarios que se han realizado en nuestro país. El estudio intenta visibilizar la experiencia de la prisión, desde la perspectiva del propio preso, un sector de población oculto a la mayor parte de la sociedad. Sorprendentemente, en España la población penitenciaria sigue aumentando exponencialmente sin responder a un incremento de los delitos hasta haber llegado a cuadruplicarse en los últimos 30 años. Actualmente representa una de las más altas porcentualmente en Europa. Ello pone de manifiesto una política criminal que abusa de la prisión. El estudio, además de deshacer algunos de los mitos que afectan a la cárcel, quiere contribuir a una política criminal más coherente, humana y justa.

Este libro es la síntesis apretada de veinticinco años viviendo con natural sencillez el valor de la hospitalidad y la fuerza sanadora de la solidaridad y la justicia: los favorecidos se convierten en favorecedores, y los virus benéficos del cariño sin fronteras y la lucha por la vida digna se propagan y generan tupidas redes sociales y mallas de participación y transformación política.

Por eso son páginas repletas de compasión y de indignación, de ética del cuidado y de exigencia de justicia. No se trata de virtudes simplemente individuales, sino también colectivas. Bueno es recordarlo en tiempos de crisis, en que tan ayunos andamos de virtudes públicas. En efecto, si algo ha logrado Julián, es generar preciosas sinergias a las que se han ido sumando más y más personas y colectivos del tejido social.

De este modo, se han producido dinámicas sociales y políticas que se han traducido en empoderamiento de los auténticos protagonistas. Julián fue siempre el referente inicial, pero en cuanto el «invento» iba funcionando, cedía el relevo para que otros consolidasen la experiencia. Cierto que tales intentos nunca han llegado a ser el ideal que se pretendía, pero también es verdad que en bastantes ocasiones se ha hecho ver al legislador que las leyes están para aliviar el sufrimiento y no para provocarlo inútilmente.

Para tratar con soltura de la cárcel, antes hay que hablar de la sociedad. No es posible elaborar una teoría coherente de víctimas y verdugos sin tener en cuenta a los miles de damnificados que la ferocidad social produce en forma de excluidos. El posicionamiento crítico de estas páginas interroga asimismo al sistema de justicia, ya que mucho atropello que se ve en prisión es deyección de los juzgados. Es un debate complejo, pero inevitable, que no excluye de responsabilidad sobre sus actos a ningún interno ni sobre la posibilidad de regenerar su futuro.


“La Pastoral Penitenciaria en España. Historia de un proceso (1970-2012)”

 

Un trabajo de compilación de las diversas actuaciones que dentro de este entorno penitenciario ha realizado la Iglesia de España durante más de cuarenta años. Publicado por la Editorial EDICE, vinculada a la Conferencia Episcopal Española, y editado por el religioso mercedario P. José Sesma León, el libro reúne la actuación de la Iglesia en el ámbito religioso, social y jurídico, con las personas privadas de libertad.

El esperanzador testimonio de Tim Guénard no deja indiferente a nadie. Este libro es el relato de su vida. Ha necesitado años de silencio y de amor para poder decirlo casi todo. Ha vivido lo que cuenta en estas páginas. Este libro no es pues una novela, sino el vigoroso testimonio –crudo, enternecedor- de una vida herida por un destino terrible. Sólo el odio le mantiene en pie. Sin embargo, diversos factores determinantes de la resiliencia –el encuentro con algunas personas con las que establece un fuerte vínculo afectivo, la sensibilidad artística y una innata capacidad de superación, el amor y el perdón- detendrán la rueda de este viaje en caída libre hacia la nada..... "He hecho mentir a la genética. Ése es mi orgullo".

¡¡ PUEDES AYUDARLES !!

ENLACES DE INTERÉS